Frequent bowel movements Causes- VyWhy

Last updated on 2021-12-24 07:52:27

2022-09-26

Find out what may be causing your extra bathroom trips for more-frequent bowel movements.

If you're having bowel movements more often than usual, chances are you've made some change in your lifestyle. You may, for example, be eating more whole grains, which increases fiber intake.

More-frequent bowel movements could also be related to a mild, self-limiting illness that will take care of itself. If there are no other signs or symptoms, you're probably in good health.

Diseases and other conditions that may cause frequent bowel movements and other signs and symptoms include:

Causes shown here are commonly associated with this symptom. Work with your doctor or other health care professional for an accurate diagnosis.

Nov. 14, 2020

  1. Wilkinson JM (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Nov. 9, 2017.
  2. Fiber. Academy of Nutrition and Dietetics. https://www.eatright.org/food/vitamins-and-supplements/nutrient-rich-foods/fiber. Accessed Oct. 22, 2020.
  3. Evaluation of the gatrointestinal patient. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal-disorders/approach-to-the-gastrointestinal-patient/evaluation-of-the-gastrointestinal-patient?query=Evaluation of the GI patient. Accessed Oct. 22, 2020.
  4. Celiac disease. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Understanding celiac disease. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/celiac-disease. Accessed Oct. 22, 2020.
  5. What is inflammatory bowel disease (IBD)? Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/ibd/what-is-IBD.htm. Accessed Oct. 22, 2020.
  6. Hyperthyroidism (overactive thyroid). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/hyperthyroidism. Accessed Oct. 22, 2020.
  7. Irritable bowel syndrome (IBS). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/irritable-bowel-syndrome. Accessed Oct. 22, 2020.
  8. Diarrhea. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/diarrhea/all-content. Accessed Oct. 22, 2020.
  9. What is IBS? American Gastroenterological Association. https://gastro.org/practice-guidance/gi-patient-center/topic/irritable-bowel-syndrome-ibs/?hilite='stool','frequency'. Accessed Oct. 23, 2020.

Products and Services

  1. Book: Mayo Clinic on Digestive Health

.

mayoclinic.org

Descripción general. El trastorno del espectro autista es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con …

Este contenido no tiene una versión en inglés

Este contenido no tiene una versión en árabe

El trastorno del espectro autista es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación. El trastorno también comprende patrones de conducta restringidos y repetitivos. El término «espectro» en el trastorno del espectro autista se refiere a un amplio abanico de síntomas y gravedad.

El trastorno del espectro autista comprende afecciones que anteriormente se consideraban independientes, como el autismo, el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo infantil y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo. Algunas personas aún utilizan el término «síndrome de Asperger» que generalmente se considera que está en el período final leve del trastorno del espectro autista.

El trastorno del espectro autista comienza en los primeros años de la infancia y, a la larga, provoca problemas para desenvolverse en la sociedad, por ejemplo, en situaciones sociales, en la escuela y el trabajo. Los niños suelen presentar síntomas de autismo en el primer año. Un número reducido de niños parecen desarrollarse de forma normal en el primer año y luego pasan por un período de regresión entre los 18 y los 24 meses de edad, cuando aparecen los síntomas de autismo.

Si bien no existe una cura para los trastornos del espectro autista, un tratamiento intensivo y temprano puede hacer una gran diferencia en la vida de muchos niños.

Síntomas

Algunos niños presentan signos del trastorno del espectro autista en la primera infancia, como menor contacto visual, falta de respuesta cuando los llaman por su nombre o indiferencia ante las personas responsables del cuidado. Otros niños pueden desarrollarse normalmente durante los primeros meses o años de vida, pero luego repentinamente se vuelven introvertidos o agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido. En general, los signos se observan a los 2 años.

Es probable que los trastornos del espectro autista tengan un patrón de comportamiento y un nivel de gravedad únicos en cada niño, desde un funcionamiento bajo hasta uno alto.

Algunos niños con trastornos del espectro autista tienen dificultades de aprendizaje y algunos presentan signos de inteligencia inferiores a lo normal. Otros niños con este trastorno tienen una inteligencia entre normal y alta, aprenden rápido, aunque tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida diaria y adaptarse a situaciones sociales.

Debido a la combinación única de síntomas que presenta cada niño, a veces, puede ser difícil determinar la gravedad. En general, se basa en el nivel de deterioro y en cómo afecta la capacidad de desenvolverse.

A continuación, se presentan algunos signos frecuentes que tienen las personas con trastornos del espectro autista.

Comunicación e interacción social

Un niño o un adulto con trastorno del espectro autista puede tener problemas con la interacción social y las habilidades de comunicación, incluso presentar cualquiera de los siguientes signos:

  • No responde a su nombre o, en ocasiones, parece no escucharte
  • Se resiste a los abrazos y las caricias; además, parece que prefiere jugar solo y se abstrae en su propio mundo
  • No suele hacer contacto visual y carece de expresión facial
  • No habla o tiene un desarrollo tardío del habla, o bien pierde la capacidad que tenía para decir palabras u oraciones
  • No puede mantener ni iniciar una conversación o, tal vez, inicia una solamente para pedir algo o nombrar elementos
  • Habla con tono o ritmo anormal y es posible que utilice una voz cantarina o que hable como un robot
  • Repite palabras o frases textuales, pero no comprende cómo usarlas
  • No parece entender preguntas o indicaciones simples
  • No expresa emociones ni sentimientos y parece no ser consciente de los sentimientos de los demás
  • No señala ni trae objetos para compartir sus intereses
  • Aborda interacciones sociales de forma inadecuada comportándose de manera pasiva, agresiva o perturbadora
  • Tiene dificultad para reconocer señales no verbales, como la interpretación de las expresiones faciales de otras personas, las posturas corporales o el tono de voz

Patrones de comportamiento

Un niño o un adulto con trastorno del espectro autista puede tener intereses, actividades o patrones de comportamiento repetitivos y limitados, e incluso presentar cualquiera de los siguientes signos:

  • Realiza movimientos repetitivos, como balancearse, girar o aletear con las manos
  • Realiza actividades que podrían causarle daño, como morderse o golpearse la cabeza
  • Desarrolla rutinas o rituales específicos y se altera con el mínimo cambio
  • Tiene problemas con la coordinación o muestra patrones de movimientos extraños, como ser torpe o caminar en puntas de pie, y muestra un lenguaje corporal extraño, rígido o exagerado
  • Se deslumbra con los detalles de un objeto, como las ruedas que giran en un auto de juguete, pero no entiende el propósito general o el funcionamiento del objeto
  • Es más sensible que lo habitual a la luz, el sonido o el contacto físico, pero puede ser indiferente al dolor o la temperatura
  • No participa en juegos de imitación o de simulación
  • Se obsesiona con un objeto o una actividad con una intensidad o concentración anormales
  • Tiene preferencias específicas con respecto a los alimentos, como comer solamente unos pocos alimentos o no comer alimentos con una determinada textura

A medida que maduran, algunos niños con trastornos del espectro autista socializan más con otras personas y muestran menos alteraciones del comportamiento. Algunos, generalmente los que tienen problemas menos graves, con el tiempo pueden llevar una vida normal o casi normal. Sin embargo, otros siguen teniendo dificultades con el lenguaje o las habilidades sociales y, en los años de la adolescencia, sus problemas de comportamiento y emocionales pueden empeorar.

Cuándo consultar al médico

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y muchos no siguen la cronología exacta que se encuentra en algunos libros sobre crianza. Sin embargo, los niños que padecen trastornos del espectro autista no suelen manifestar signos de retraso en el desarrollo antes de los 2 años.

Si te preocupa el desarrollo de tu hijo o sospechas que puede tener trastornos del espectro autista, coméntale tus inquietudes al médico. Los síntomas de estos trastornos también pueden estar vinculados con otros trastornos del desarrollo.

Los signos del trastorno del espectro autista normalmente aparecen en las primeras etapas del desarrollo cuando se observan retrasos evidentes en las habilidades del lenguaje y las interacciones sociales. El médico podría recomendar pruebas de desarrollo para determinar un posible retraso en las habilidades cognitivas, del lenguaje y sociales de tu hijo si:

  • No responde con una sonrisa o una expresión de felicidad a los 6 meses o antes
  • No imita sonidos o expresiones faciales a los 9 meses o antes
  • No balbucea ni hace gorgoritos a los 12 meses o antes
  • No hace gestos, como señalar o saludar, a los 14 meses o antes
  • No dice palabras simples a los 16 meses o antes
  • No juega a juegos «de simulación» o imitación a los 18 meses o antes
  • No dice frases de dos palabras a los 24 meses o antes
  • Pierde las habilidades del lenguaje o sociales a cualquier edad
Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Causas

Los trastornos del espectro autista no tienen una única causa conocida. Considerando la complejidad del trastorno y el hecho de que los síntomas y la gravedad varían, probablemente haya muchas causas. La genética y el medio ambiente pueden influir.

  • Genética. Varios genes diferentes parecen estar relacionados con los trastornos del espectro autista. Para algunos niños, los trastornos del espectro autista pueden estar asociados con un trastorno genético, como el síndrome de Rett o el síndrome del cromosoma X frágil. Para otros, los cambios genéticos (mutaciones) pueden aumentar el riesgo de padecer trastorno del espectro autista. Más aún, otros genes pueden afectar el desarrollo del cerebro o el modo en que se comunican las neuronas cerebrales, o pueden determinar la gravedad de los síntomas. Algunas mutaciones genéticas parecen ser hereditarias, mientras que otras suceden de manera espontánea.
  • Factores ambientales. Actualmente, los investigadores estudian si factores, como las infecciones virales, los medicamentos, las complicaciones durante el embarazo o los contaminantes del aire, desempeñan un papel en el desencadenamiento del trastorno del espectro autista.

No existe ningún vínculo entre las vacunas y los trastornos del espectro autista

Una de las controversias más importantes del trastorno del espectro autista reside en si existe un vínculo entre este trastorno y algunas vacunas de la niñez. A pesar de la vasta investigación, ningún estudio confiable ha demostrado que exista dicho vínculo entre el trastorno del espectro autista y las vacunas. De hecho, el primer estudio que comenzó el debate años atrás fue retirado debido a un diseño deficiente y métodos de investigación cuestionables.

No vacunar a tu hijo en la niñez puede ponerlo tanto a él como a otros en peligro de contagiarse y transmitir enfermedades graves, como la tos ferina (pertusis), paperas o sarampión.

Factores de riesgo

La cantidad de niños que reciben un diagnóstico de trastornos del espectro autista está aumentando. No está claro si esto se debe a una mejor detección e informe, a un aumento real de la cantidad de casos o a ambos.

Los trastornos del espectro autista afectan a los niños de todas las razas y nacionalidades, pero determinados factores aumentan el riesgo de padecerlos. Estos pueden ser:

  • El sexo de tu hijo. Los niños tienen cuatro veces más probabilidades de padecer un trastorno del espectro autista que las niñas.
  • Antecedentes familiares. Las familias con un niño con trastorno del espectro autista tienen un mayor riesgo de tener otro hijo con este trastorno. También es frecuente que los padres o familiares de un niño con trastorno del espectro autista tengan problemas menores con las habilidades sociales y de comunicación, o ciertas conductas típicas de este trastorno.
  • Otros trastornos. Los niños con ciertas afecciones tienen un riesgo mayor de lo normal de presentar un trastorno del espectro autista o síntomas parecidos a los del autismo. Algunos ejemplos son el síndrome del cromosoma X frágil, un trastorno hereditario que causa problemas intelectuales; la esclerosis tuberosa, una enfermedad en la que se forman tumores benignos en el cerebro; y el síndrome de Rett, una enfermedad genética que se produce casi exclusivamente en las niñas y que provoca un crecimiento más lento de la cabeza, incapacidad intelectual y pérdida del uso útil de la mano.
  • Bebés extremadamente prematuros. Los bebés que nacen antes de las 26 semanas de gestación pueden tener un mayor riesgo de padecer un trastorno del espectro autista.
  • Edad de los padres. Puede haber una conexión entre los niños nacidos de padres mayores y el trastorno del espectro autista, pero se necesita más investigación para establecer este vínculo.

Complicaciones

Los problemas con las interacciones sociales, la comunicación y la conducta pueden dar lugar a lo siguiente:

  • Problemas en la escuela y de aprendizaje
  • Problemas laborales
  • Incapacidad para vivir de forma independiente
  • Aislamiento social
  • Estrés en la familia
  • Victimización y ser objeto de intimidaciones

Prevención

No hay manera de prevenir el trastorno del espectro autista, pero hay opciones de tratamiento. El diagnóstico e intervención tempranos son lo más útil, y pueden mejorar el desarrollo del lenguaje, las habilidades y la conducta. Sin embargo, la intervención es útil a cualquier edad. Si bien, en general, los niños no dejan de tener los síntomas del trastorno del espectro autista cuando crecen, pueden aprender a desempeñarse adecuadamente.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Diagnóstico y tratamiento
  1. Autism spectrum disorder (ASD) (Trastorno del espectro autista). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention). https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/facts.html. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  2. Uno Y, et al. Early exposure to the combined measles-mumps-rubella vaccine and thimerosal-containing vaccines and risk of autism spectrum disorder (La exposición temprana a la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y las vacunas que contienen timerosal y el riesgo de presentar trastorno del espectro autista). Vaccine (Vacuna). 2015;33:2511.
  3. Taylor LE, et al. Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies (Las vacunas no están relacionadas con el autismo: metaanálisis basado en la evidencia de estudios de cohortes y de casos y controles). Vaccine (Vacuna). 2014;32:3623.
  4. Weissman L, et al. Autism spectrum disorder in children and adolescents: Overview of management (El trastorno del espectro autista en niños y adolescentes: descripción general del tratamiento). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  5. Autism spectrum disorder (Trastorno del espectro autista). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://dsm.psychiatryonline.org. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  6. Weissman L, et al. Autism spectrum disorder in children and adolescents: Complementary and alternative therapies (El trastorno del espectro autista en niños y adolescentes: terapias alternativas y complementarias). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  7. Augustyn M. Autism spectrum disorder: Terminology, epidemiology, and pathogenesis (El trastorno del espectro autista: terminología, epidemiología y patogenia). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  8. Bridgemohan C. Autism spectrum disorder: Surveillance and screening in primary care (El trastorno del espectro autista: control y detección en la atención primaria). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  9. Levy SE, et al. Complementary and alternative medicine treatments for children with autism spectrum disorder (Tratamientos de medicina complementaria y alternativa para niños con trastorno del espectro autista). Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America (Clínicas Psiquiátricas de Norteamérica para Niños y Adolescentes). 2015;24:117.
  10. Brondino N, et al. Complementary and alternative therapies for autism spectrum disorder (Terapias complementarias y alternativas para el trastorno del espectro autista). Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine (Medicina complementaria y alternativa basada en evidencia). http://dx.doi.org/10.1155/2015/258589. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  11. Volkmar F, et al. Practice parameter for the assessment and treatment of children and adolescents with autism spectrum disorder (Parámetro de práctica para la evaluación y el tratamiento de niños y adolescentes con trastorno del espectro autista). Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Revista de la Academia Americana de Psiquiatría del Niño y el Adolescente). 2014;53:237.
  12. Autism spectrum disorder (ASD) (Trastorno del espectro autista). Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development). https://www.nichd.nih.gov/health/topics/autism/Pages/default.aspx. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  13. American Academy of Pediatrics policy statement: Sensory integration therapies for children with developmental and behavioral disorders (Declaración de políticas de la Academia Americana de Pediatría: terapias de integración sensorial para niños con trastornos del comportamiento y desarrollo). Pediatrics (Pediatría). 2012;129:1186.
  14. James S, et al. Chelation for autism spectrum disorder (ASD) (La quelación para el trastorno del espectro autista). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD010766.pub2/abstract;jsessionid=9467860F2028507DFC5B69615F622F78.f04t02. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  15. Van Schalkwyk GI, et al. Autism spectrum disorders: Challenges and opportunities for transition to adulthood (Trastornos del espectro autista: dificultades y oportunidades en la transición a la adultez). Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America (Clínicas Psiquiátricas de Norteamérica para Niños y Adolescentes). 2017;26:329.
  16. Autism (Autismo). Natural Medicines (Medicinas naturales). https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com. Último acceso: 4 de abril de 2017.
  17. Autism: Beware of potentially dangerous therapies and products (Autismo: ten cuidado con los productos y tratamientos que podrían ser peligrosos). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration). https://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm394757.htm?source=govdelivery&utm_medium=email&utm_source=govdelivery. Último acceso: 19 de mayo de 2017.
  18. Drutz JE. Autism spectrum disorder and chronic disease: No evidence for vaccines or thimerosal as a contributing factor (El trastorno del espectro autista y la enfermedad crónica: no hay evidencia de que las vacunas o el timerosal sean factores que contribuyan). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de mayo de 2017.
  19. Weissman L, et al. Autism spectrum disorder in children and adolescents: Behavioral and educational interventions (Trastorno del espectro autista en niños y adolescentes: intervenciones conductuales y educativas). https://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de mayo de 2017.
  20. Huebner AR (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 7 de junio de 2017.

Enlaces de navegación al pie de página

Mosaicos al pie de página

© 1998-2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved.

mayoclinic.org

La bursitis de rodilla es la inflamación de un saco pequeño lleno de líquido (bolsa) ubicado cerca de la articulación de la rodilla. La bolsa reduce la fricción y amortigua los puntos de presión entre los huesos y los tendones, los músculos y la piel que están cerca de las articulaciones. Cualquiera de las bolsas de la rodilla p…

Este contenido no tiene una versión en inglés

Este contenido no tiene una versión en árabe

La bursitis de rodilla es la inflamación de un saco pequeño lleno de líquido (bolsa) ubicado cerca de la articulación de la rodilla. La bolsa reduce la fricción y amortigua los puntos de presión entre los huesos y los tendones, los músculos y la piel que están cerca de las articulaciones.

Cualquiera de las bolsas de la rodilla puede inflamarse, pero la bursitis de rodilla ocurre con mayor frecuencia sobre la rótula o en la parte interior de la rodilla debajo de la articulación.

La bursitis de rodilla ocasiona dolor y puede restringir tu movilidad. El tratamiento para la bursitis de rodilla a menudo implica una combinación de prácticas de cuidado personal y tratamientos administrados por el médico para aliviar el dolor y la inflamación.

Síntomas

Los signos y síntomas de la bursitis de la rodilla varían según la bolsa que esté afectada y la causa de la inflamación.

En general, la parte afectada de la rodilla puede sentirse cálida, sensible e hinchada al presionarla. También es posible que sientas dolor al moverte o incluso cuando estás en reposo.

Un golpe fuerte en la rodilla puede hacer que los síntomas aparezcan rápidamente. Sin embargo, la mayoría de los casos de bursitis de la rodilla se deben a la fricción e irritación de la bolsa que ocurre en trabajos que requieren que la persona esté mucho tiempo de rodillas en superficies duras. Por eso, los síntomas por lo general comienzan gradualmente y pueden empeorar con el tiempo.

Cuándo consultar al médico

La bolsa que se encuentra encima de la rótula puede infectarse en algunos casos. Llama al médico si tienes fiebre además de dolor e hinchazón en la rodilla.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Causas

La bursitis en la rodilla puede ser causada por:

  • Presión frecuente y constante, como la que se produce al arrodillarse, especialmente, en superficies duras
  • Una sobrecarga o actividad extenuante
  • Un golpe directo en la rodilla
  • Infección bacteriana de la bolsa sinovial
  • Complicaciones de la artrosis, artritis reumatoide o gota en la rodilla

Factores de riesgo

Si bien la bursitis de rodilla es una afección frecuente, el riesgo de presentar este trastorno doloroso puede aumentar como resultado de:

  • Permanecer arrodillado durante mucho tiempo. Las personas que trabajan arrodilladas durante períodos prolongados (instaladores de alfombras, plomeros y jardineros) corren un mayor riesgo de tener bursitis de rodilla.
  • Participar de ciertos deportes. Los deportes que provocan golpes directos o caídas frecuentes sobre las rodillas (como la lucha libre, el fútbol y el vóleibol) pueden aumentar el riesgo de tener bursitis de rodilla. Los corredores pueden manifestar dolor e inflamación en la bolsa de la pata de ganso, ubicada en la parte interior de la rodilla, debajo de la articulación.
  • Obesidad y artrosis. La bursitis de la pata de ganso, que afecta la parte interior de la rodilla, debajo de la articulación, se presenta con frecuencia en mujeres obesas con artrosis.

Prevención

Para evitar la bursitis en las rodillas o para prevenir su reaparición:

  • Usa rodilleras. Si trabajas arrodillado o si participas en deportes en los que tus rodillas están en riesgo, utiliza almohadillas para amortiguar y proteger las rodillas.
  • Descansa. Si permaneces arrodillado durante un tiempo, realiza descansos regulares para estirar las piernas y descansar las rodillas.
  • Evita permanecer en cuclillas mucho tiempo. Doblar excesiva o repetidamente las rodillas aumenta la presión en las articulaciones de la rodilla.
  • Alcanza y mantén un peso saludable. Esto puede ayudar a retirar la presión de la articulación de la rodilla.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Diagnóstico y tratamiento
  1. Canoso JJ. Knee bursitis (Bursitis de la rodilla). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
  2. Bursitis (Bursitis). Arthritis Foundation (Fundación de la Artritis). http://www.arthritis.org/about-arthritis/types/bursitis/. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
  3. Bursitis and tendinitis (Bursitis y tendinitis). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). https://www.niams.nih.gov/health_info/bursitis/. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
  4. Todd DJ. Bursitis: An overview of clinical manifestations, diagnosis, and management (Bursitis: descripción general de las manifestaciones clínicas, el diagnóstico y el tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
  5. Prepatellar (kneecap) bursitis (Bursitis prepatelar [rótula]). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00338. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
  6. Pes anserine (knee tendon) bursitis (Bursitis de la pata de ganso [tendón de la rodilla]). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00335. Último acceso: 19 de diciembre de 2016.
mayoclinic.org

El trastorno dismórfico corporal es un trastorno de salud mental en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia, un defecto que parece menor o que no puede ser visto por los demás. Pero puedes sentirte tan avergonzado, intimidado y ansioso que es posible que …

El trastorno dismórfico corporal es una enfermedad mental en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia, un defecto que parece menor o que no puede ser visto por los demás. Pero puedes sentirte tan avergonzado, intimidado y ansioso que es posible que evites muchas situaciones sociales.

Cuando tienes un trastorno dismórfico corporal, te enfocas intensamente en tu apariencia e imagen corporal, y revisas repetidamente el espejo, te aseas o buscas tranquilidad, algunas veces durante muchas horas al día. El defecto percibido y los comportamientos repetitivos causan un sufrimiento emocional significativo y repercuten en tu capacidad para desenvolverte en la vida diaria.

Puedes recurrir a numerosos procedimientos cosméticos para tratar de "arreglar" el defecto percibido. Después, puedes sentir satisfacción temporal o una reducción en tu angustia, pero a menudo la ansiedad regresa y es posible que reanudes la búsqueda de otras maneras de arreglar tu defecto percibido.

El tratamiento del trastorno dismórfico corporal puede incluir terapia cognitivo-conductual y medicamentos.

Síntomas

Los signos y síntomas del trastorno dismórfico corporal incluyen los siguientes:

  • Estar extremadamente preocupado por un defecto percibido en la apariencia que los demás no pueden ver o que parece poco importante
  • Estar convencido de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace feo o deforme
  • Creer que los demás ponen especial atención en tu apariencia de una manera negativa o se burlan de ti
  • Tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido que son difíciles de resistir o controlar, tales como mirarse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse la piel
  • Intentar ocultar los defectos percibidos con el estilo, el maquillaje o la ropa
  • Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás
  • Buscar con frecuencia la aprobación de tu apariencia por parte de los demás
  • Tener tendencias perfeccionistas
  • Buscar procedimientos estéticos con poca satisfacción
  • Evitar situaciones sociales

La preocupación por tu apariencia, los pensamientos excesivos y los comportamientos repetitivos pueden ser indeseables, ser difíciles de controlar y consumirte tanto tiempo que pueden causar una gran aflicción o problemas en tu vida social, trabajo, escuela u otras áreas de funcionamiento.

Es posible que te enfoques excesivamente en una o más partes del cuerpo. Es posible que la característica física en la que te enfocas cambie con el tiempo. Entre las características más comunes con las que la gente suele obsesionarse se incluyen los siguientes:

  • Rostro, como la nariz, cutis, arrugas, acné y otras imperfecciones
  • Cabello, como apariencia, debilitamiento y calvicie
  • Apariencia de la piel y las venas
  • Tamaño de las mamas
  • Tamaño y tono muscular
  • Genitales

La preocupación de que la constitución del cuerpo sea demasiado pequeña o no sea lo suficientemente musculosa (dismorfia muscular) ocurre casi exclusivamente en los hombres.

La comprensión acerca del trastorno dismórfico corporal varía. Puedes reconocer que tus creencias acerca de los defectos percibidos pueden ser excesivas o no ser ciertas, pensar que probablemente son ciertas, o estar absolutamente convencido de que son ciertas. Cuanto más convencido estés de tus creencias, mayor será la aflicción y perturbación que puedas experimentar en tu vida.

Cuándo debes consultar a un médico

La vergüenza y la pena por tu aspecto pueden impedir que busques tratamiento para el trastorno dismórfico corporal. Pero si tienes algún signo o síntoma, consulta al proveedor de atención médica o a un profesional de salud mental.

Por lo general, el trastorno dismórfico corporal no mejora por sí solo. Si no se trata, es posible que empeore con el tiempo y provoque ansiedad, facturas médicas extensas, depresión grave e incluso pensamientos y conductas suicidas.

Si tienes pensamientos suicidas

Los pensamientos y la conducta suicidas son comunes en el trastorno dismórfico corporal. Si crees que puedes llegar a lastimarte o intentar suicidarte, pide ayuda sin demora:

  • En los Estados Unidos, llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato.
  • Llama a un número de línea directa de asistencia para el suicidio. En los Estados Unidos, llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o usa su chat web en suicidepreventionlifeline.org/chat.
  • Llama al profesional de salud mental.
  • Busca ayuda de tu proveedor principal de atención médica.
  • Acércate a un amigo íntimo o a un ser querido.
  • Comunícate con un pastor, un líder espiritual u otra persona de tu comunidad religiosa.
Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Causas

No se sabe específicamente qué causa el trastorno dismórfico corporal. Al igual que muchas otras enfermedades de salud mental, el trastorno dismórfico corporal puede ser el resultado de una combinación de problemas, como antecedentes familiares del trastorno, evaluaciones o experiencias negativas sobre el cuerpo o la imagen de uno mismo y una función cerebral anormal o niveles anormales de la sustancia química cerebral llamada serotonina.

Factores de riesgo

El trastorno dismórfico corporal comienza, comúnmente, en los primeros años de la adolescencia y afecta tanto a hombres como a mujeres.

Ciertos factores parecen aumentar el riesgo de tener o desencadenar el trastorno dismórfico corporal, entre otros:

  • Tener parientes consanguíneos con trastorno dismórfico corporal o trastorno obsesivo-compulsivo
  • Experiencias de vida negativas, como burlas en la infancia, negligencia o abuso
  • Ciertos rasgos de personalidad, como el perfeccionismo
  • Presión social o expectativas de belleza
  • Tener otra afección de salud mental, como ansiedad o depresión

Complicaciones

Las complicaciones que pueden asociarse al trastorno dismórfico corporal o que este provoca incluyen, por ejemplo:

  • Baja autoestima
  • Aislamiento social
  • Depresión grave u otros trastornos del estado de ánimo
  • Pensamientos o conductas suicidas
  • Trastornos de ansiedad, incluido el trastorno de ansiedad social (fobia social)
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastornos de alimentación
  • Abuso de sustancias
  • Problemas de salud por conductas como pellizcarse la piel
  • Dolor físico o riesgo de desfiguración debido a intervenciones quirúrgicas repetidas

Prevención

No se conoce la manera de evitar el trastorno dismórfico corporal. Sin embargo, como el trastorno dismórfico corporal a menudo comienza en los primeros años de la adolescencia, identificar el trastorno temprano y empezar el tratamiento puede ayudar.

El tratamiento de mantenimiento prolongado también puede ayudar a prevenir una recaída de los síntomas del trastorno dismórfico corporal.

mayoclinic.org

La pérdida parcial del gusto y el olfato es normal con el avance de la edad, en especial, después de los 60 años. Sin embargo, otros factores pueden contribuir a este …

¿Es normal la pérdida del gusto y del olfato con el envejecimiento?

Respuesta de Paul Y. Takahashi, M.D.

La pérdida parcial del gusto y el olfato es normal con el avance de la edad, en especial, después de los 60 años. Sin embargo, otros factores pueden contribuir a este problema, incluidos los siguientes:

  • Problemas nasales y sinusales, como alergias, sinusitis o pólipos nasales
  • Infecciones virales, como el resfriado común y la influenza
  • Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)
  • Ciertos medicamentos, incluidos betabloqueadores e inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA)
  • Problemas dentales
  • Fumar cigarrillos
  • Lesión en la cabeza o en la cara
  • Enfermedades que afectan el sistema nervioso central, como la enfermedad de Alzheimer y la de Parkinson

La pérdida del gusto y el olfato puede tener una repercusión significativa en la calidad de vida, lo que suele derivar en menos apetito y una mala nutrición. Algunas veces, contribuye a la aparición de depresión. También puede tentarte a condimentar los alimentos con sal o azúcar en exceso para realzar el sabor, lo cual podría ser un problema si tienes hipertensión arterial o diabetes.

Si notas una pérdida del gusto y el olfato, consulta con el proveedor de atención médica. Algunas de las causas de la alteración del gusto y el olfato son tratables. Por ejemplo, el proveedor de atención médica podría cambiar tus medicamentos si están contribuyendo al problema. También se pueden tratar muchas afecciones nasales y sinusales, y problemas dentales. Si fumas, dejar de hacerlo puede ayudar a restaurar el sentido del olfato.

La mayoría de las personas con pérdida del gusto y el olfato asociada a la COVID-19 indican que sienten mejoras en los síntomas después de algunas semanas. Sin embargo, para algunos, este problema puede durar meses.

Si los síntomas no mejoran después de tratar la causa de la pérdida del gusto y el olfato, el proveedor de atención médica puede recomendarte un tratamiento de entrenamiento olfativo. Este tratamiento implica oler cuatro aromas diferentes durante unos 10 a 20 segundos dos veces al día, durante tres meses como mínimo. El proveedor de atención médica también podría recomendarte estrategias para lidiar con la pérdida del gusto y el olfato.

Si es necesario, el proveedor de atención médica puede recomendarte que consultes a un alergólogo, un otorrinolaringólogo (especialista en el oído, la nariz y la garganta), un neurólogo u otro especialista.

April 23, 2022

  1. Lafreniere D. Taste and olfactory disorders in adults: Anatomy and etiology. https://www.uptodate.com/content/search. Accessed Dec. 22, 2021.
  2. Lafreniere D. Taste and olfactory disorders in adults: Evaluation and management. https://www.uptodate.com/content/search. Accessed Dec. 22, 2021.
  3. How smell and taste changes as you age. National Institute on Aging. https://www.nia.nih.gov/health/smell-and-taste. Accessed Dec. 22, 2021.
  4. Spence C, et al. Aging and the (chemical) senses: Implications for food behavior amongst elderly consumers. Foods. 2021; doi:10.3390/foods10010168.
  5. Flint PW, et al., eds. Neurologic signs in older adults. In: Cummings Otolaryngology — Head & Neck Surgery. 7th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 22, 2021.
  6. McIntosh K. COVID-19: Clinical features. https://www.uptodate.com/content/search. Accessed Dec. 23, 2021.
  7. Whitcroft KL, et al. Olfactory dysfunction in COVID-19: Diagnosis and management. JAMA. 2020; doi:10.1001/jama.2020.8391.
See more Expert Answers

Productos y servicios

.

mayoclinic.org

Cuando tienes cistitis intersticial, las paredes de tu vejiga se irritan e inflaman (como se muestran a la derecha), en comparación con las de una vejiga normal (como se …

Este contenido no tiene una versión en inglés

Este contenido no tiene una versión en árabe

La cistitis intersticial es una afección crónica que causa presión en la vejiga, dolor en la vejiga y a veces dolor pélvico. Puedes sentir desde una leve molestia hasta un dolor intenso. La afección forma parte de un espectro de enfermedades conocidas como "síndrome de vejiga dolorosa".

La vejiga es un órgano muscular y hueco que almacena la orina. La vejiga se expande hasta que se llena y, luego, le indica al cerebro mediante los nervios pélvicos que es momento de orinar. Esto crea la necesidad de orinar para la mayoría de las personas.

Con la cistitis intersticial, estas señales se mezclan: sientes la necesidad de orinar con más frecuencia y con volúmenes de orina más pequeños que la mayoría de las personas.

La mayoría de las veces, la cistitis intersticial afecta a las mujeres y puede tener un impacto de larga duración sobre la calidad de vida. Si bien no existe una cura, los medicamentos y otras terapias pueden ofrecer alivio.

Síntomas

Los signos y síntomas de la cistitis intersticial varían según cada persona. Si tienes cistitis intersticial, los síntomas también pueden variar con el paso del tiempo y pueden aparecer de vez en cuando en respuesta a desencadenantes comunes, por ejemplo, la menstruación, permanecer sentado durante mucho tiempo, el estrés, el ejercicio y la actividad sexual.

Los signos y síntomas de la cistitis intersticial incluyen:

  • Dolor en la pelvis o entre la vagina y el ano en las mujeres
  • Dolor entre el escroto y el ano en los hombres (perineo)
  • Dolor pélvico crónico.
  • Necesidad urgente y persistente de orinar
  • Micción frecuente, a menudo en cantidades pequeñas, durante el día y la noche (hasta 60 veces al día)
  • Dolor o malestar mientras se llena la vejiga y alivio después de orinar
  • Dolor durante las relaciones sexuales

La gravedad de los síntomas es diferente en cada persona y algunas pueden experimentar períodos sin síntomas.

Aunque los signos y síntomas de la cistitis intersticial pueden parecerse a los de la infección crónica de las vías urinarias, generalmente no se produce infección. Sin embargo, los síntomas pueden empeorar si una persona con cistitis intersticial contrae una infección de las vías urinarias.

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes dolor crónico de vejiga o urgencia y frecuencia urinaria, ponte en contacto con tu proveedor de atención médica.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Causas

Aunque se desconoce la causa exacta de la cistitis intersticial, es probable que contribuyan muchos factores. Por ejemplo, es posible que las personas con cistitis intersticial también tengan un defecto en el revestimiento protector (epitelio) de la vejiga. Una fuga en el epitelio puede ocasionar que las sustancias tóxicas en la orina irriten la pared de la vejiga.

Otros factores posibles, pero no demostrados, que pueden contribuir incluyen una reacción autoinmune, herencia, infección o alergia.

Factores de riesgo

Los siguientes factores están relacionados con un riesgo más alto de cistitis intersticial:

  • Sexo. Se les diagnostica cistitis intersticial con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres. En los hombres, los síntomas pueden parecerse a los de la cistitis intersticial, pero suelen estar asociados a una inflamación de la glándula prostática (prostatitis).
  • La edad. La mayoría de las personas reciben el diagnóstico de cistitis intersticial pasados los 30 años.
  • Padecer un trastorno del dolor crónico. La cistitis intersticial se puede relacionar con otro trastorno del dolor crónico, como el síndrome de colon irritable o la fibromialgia.

Complicaciones

La cistitis intersticial puede derivar en muchas complicaciones incluidas las siguientes:

  • Reducción en la capacidad de la vejiga. La cistitis intersticial puede provocar endurecimiento de la pared de la vejiga, lo que significa que la vejiga retiene menos orina.
  • Mala calidad de vida. El dolor y la micción frecuente pueden interferir con las actividades sociales, el trabajo y otras actividades de la vida cotidiana.
  • Problemas en la intimidad sexual. El dolor y la micción frecuente pueden dificultar las relaciones personales y la intimidad sexual puede verse afectada.
  • Problemas emocionales. El dolor crónico y el sueño interrumpido relacionado con la cistitis intersticial pueden causar estrés emocional y provocar depresión.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Diagnóstico y tratamiento
  1. Interstitial cystitis/painful bladder syndrome. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/interstitial-cystitis-painful-bladder-syndrome. Accessed Sept. 8, 2021.
  2. Clemens JQ. Pathogenesis, clinical features, and diagnosis of interstitial cystitis/bladder pain syndrome. http://www.uptodate.com/home. Accessed July 1, 2016.
  3. Interstitial cystitis. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/genitourinary_disorders/voiding_disorders/interstitial_cystitis.html. Accessed July 1, 2016.
  4. Wein AJ, et al., eds. Bladder pain syndrome (interstitial cystitis) and related isorders. In: Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed July 1, 2016.
  5. Clemens JQ. Management of interstitial cystitis/bladder pain syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 7, 2021.
  6. Diagnosis and treatment of interstitial cystitis/bladder pain syndrome. Linthicum, Md.: American Urological Association. http://www.auanet.org/education/guidelines/ic-bladder-pain-syndrome.cfm. Accessed July 1, 2016.
  7. Jameson JL, et al., eds. Dysuria, bladder pain, and the interstitial cystitis/bladder pain syndrome. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. McGraw Hill; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Sept. 8, 2021.
  8. The urinary tract and how it works. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/Anatomy/urinary-tract-how-it-works/Pages/anatomy.aspx. Accessed July 1, 2016.
  9. AskMayoExpert. Painful bladder syndrome. Mayo Clinic; 2021.
  10. Pang R, et al. The Chinese approach to complementary and alternative medicine for interstitial cystitis/bladder pain syndrome. Translational Andrology and Urology. 2015;4:653.
  11. Carrico D, et al. Guided imagery for women with interstitial cystitis: results of a prospective, randomized controlled pilot study. The Journal of Alternative and Complementary Medicine. 2018;14:53.

Enlaces de navegación al pie de página

Mosaicos al pie de página

© 1998-2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved.

mayoclinic.org

Este contenido no tiene una versión en inglésEste contenido no tiene una versión en árabe Seccionespara Quiste pilonidalSíntomas y causasDiagnóstico y tratamiento

Este contenido no tiene una versión en inglés

Este contenido no tiene una versión en árabe

  • Síntomas y causas
  • Diagnóstico y tratamiento

Un quiste pilonidal es una cavidad anormal en la piel que, generalmente, contiene vello y partículas cutáneas. En la mayoría de los casos, se encuentra cerca del coxis, en la parte superior del surco de los glúteos.

Los quistes pilonidales suelen aparecer cuando un vello perfora la piel y luego se encarna. Si se infectan, el absceso que se forma, en general, es muy doloroso. El quiste puede drenarse a través de una pequeña incisión o extirparse quirúrgicamente.

Los quistes pilonidales son más frecuentes en los varones jóvenes, y es habitual que el problema vuelva a aparecer. Las personas que están sentadas durante períodos prolongados, como los conductores de camiones, corren un mayor riesgo de sufrir un quiste pilonidal.

Síntomas

Un quiste pilonidal se convierte en una masa hinchada (absceso) cuando se infecta. Los signos y síntomas de un quiste pilonidal infectado son los siguientes:

  • Dolor
  • Enrojecimiento de la piel
  • Supuración de pus o de sangre en una abertura de la piel
  • Olor desagradable del pus que supura

Cuándo consultar al médico

Si observas algún signo o síntoma de un quiste pilonidal, consulta con tu médico. El médico puede diagnosticar este trastorno a través del examen de la lesión.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Causas

Se desconoce la causa exacta de los quistes pilonidales. No obstante, la mayoría de los quistes pilonidales parecen formarse a causa de los vellos sueltos que penetran la piel. La fricción y la presión —la piel que se roza, las vestimentas ajustadas, el ciclismo, estar sentado durante largos períodos o factores similares— fuerzan el vello a introducirse en la piel. El organismo crea un quiste alrededor del vello en respuesta a este como una sustancia extraña.

Esto explica los casos pocos frecuentes de quistes pilonidales que aparecen en partes del cuerpo diferentes a las que están próximas al coxis. Por ejemplo, los barberos, los peluqueros caninos y los esquiladores de ovejas manifestaron quistes pilonidales en la piel que se encuentra entre los dedos.

Factores de riesgo

Ciertos factores pueden hacerte más propenso a formar quistes pilonidales, como:

  • Ser del sexo masculino
  • Edad temprana (los quistes pilonidales son más frecuentes en las personas que tienen entre 20 y 30 años)
  • Obesidad
  • Estilo de vida inactivo
  • Profesión que requiere pasar mucho tiempo sentado
  • Vello corporal excesivo
  • Cabello grueso o duro

Complicaciones

Si un quiste pilonidal infectado en forma crónica no se trata de manera adecuada, puedes correr un riesgo levemente mayor de padecer un tipo de cáncer de piel llamado «carcinoma espinocelular».

Prevención

Para ayudar a prevenir los quistes pilonidales, trata lo siguiente:

  • Mantén limpia la zona
  • Si es necesario, baja de peso
  • Evita estar sentado durante períodos prolongados

Si tuviste quistes pilonidales anteriormente, es posible que tengas que rasurarte la zona con regularidad o usar productos para eliminar el vello con el fin de disminuir el riesgo de reaparición.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Diagnóstico y tratamiento
  1. Cameron JL, et al., eds. The management of pilonidal disease. In: Current Surgical Therapy. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  2. Pfenninger JL, et al., eds. Pilonidal cyst and abscess: Current management. In: Pfenninger and Fowler's Procedures for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2011. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  3. Marx JA, et al., eds. Disorders of the anorectum. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 15, 2015.
  4. Sullivan DJ, et al. Intergluteal pilonidal disease: Clinical manifestations and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Aug. 14, 2015.
  5. Pilonidal disease. American Society of Colon and Rectal Surgeons. https://www.fascrs.org/patients/disease-condition/pilonidal-disease. Accessed Aug. 16, 2015.
mayoclinic.org

La mayoría de los individuos con esquizofrenia necesitan algún tipo de apoyo para la vida diaria. Muchas comunidades tienen programas para ayudar a las personas con esquizofrenia …

El diagnóstico de la esquizofrenia implica descartar otros trastornos de salud mental y determinar que los síntomas no se deben al abuso de sustancias, medicamentos o afecciones. Para determinar un diagnóstico de esquizofrenia, puede hacerse lo siguiente:

  • Exploración física. Se puede realizar para descartar otros problemas que podrían estar causando los síntomas y para detectar cualquier complicación relacionada.
  • Análisis y pruebas de detección. Pueden incluirse pruebas que permitan descartar afecciones con síntomas similares, y para detectar el consumo de alcohol y drogas. El médico también puede indicarte estudios por imágenes, como una resonancia magnética o una tomografía computada.
  • Evaluación psiquiátrica. Un médico o profesional en salud mental controla el estado mental por medio de la observación de la apariencia y el comportamiento, y la indagación sobre pensamientos, estados de ánimo, delirios, alucinaciones, consumo de sustancias y posibilidad de violencia o suicidio. También se conversa sobre los antecedentes personales y familiares.
  • Criterios de diagnóstico para la esquizofrenia. El médico o profesional en salud mental puede aplicar los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría).
  • Exploración por tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

Tratamiento

La esquizofrenia requiere tratamiento de por vida, incluso si los síntomas desaparecen. El tratamiento con medicamentos y terapia psicosocial puede ayudar a controlar la enfermedad. En algunos casos, puede ser necesaria una internación.

Por lo general, un psiquiatra con experiencia en esquizofrenia guía el tratamiento. El equipo de tratamiento también puede incluir un psicólogo, un asistente social, personal de enfermería psiquiátrica y, posiblemente, un encargado del caso para coordinar la atención. El abordaje de equipo completo puede estar disponible en clínicas con pericia en el tratamiento de la esquizofrenia.

Medicamentos

Los medicamentos son la base del tratamiento de la esquizofrenia; los antipsicóticos son los que se recetan con más frecuencia. Estos medicamentos controlan los síntomas al actuar sobre la dopamina, un neurotransmisor cerebral.

El objetivo del tratamiento con antipsicóticos es controlar los signos y síntomas de manera eficaz con la dosis más baja posible. El psiquiatra puede probar diferentes medicamentos, distintas dosis o combinaciones con el correr del tiempo a fin de lograr el resultado deseado. Otros medicamentos, como los antidepresivos y los ansiolíticos, también pueden resultar útiles. Pueden pasar varias semanas hasta observar la mejora de los síntomas.

Es posible que las personas que sufren de esquizofrenia se nieguen a tomar los medicamentos para tratar esta enfermedad, ya que pueden provocar efectos secundarios graves. La voluntad de cooperar con el tratamiento puede incidir en el medicamento que se receta. Por ejemplo, alguien que se resiste a tomar medicamentos constantemente quizás necesite inyecciones en lugar de comprimidos.

Pregúntale al médico sobre los beneficios y los efectos secundarios de todos los medicamentos que te receten.

Antipsicóticos de segunda generación

Estos nuevos medicamentos de segunda generación son generalmente preferidos porque presentan un menor riesgo de efectos secundarios graves que los antipsicóticos de primera generación. Los antipsicóticos de segunda generación incluyen:

  • Aripiprazol (Abilify)
  • Asenapina (Saphris)
  • Brexpiprazol (Rexulti)
  • Cariprazina (Vraylar)
  • Clozapina (Clozaril, Versacloz)
  • Iloperidona (Fanapt)
  • Lurasidona (Latuda)
  • Olanzapina (Zyprexa)
  • Paliperidona (Invega)
  • Quetiapina (Seroquel)
  • Risperidona (Risperdal)
  • Ziprasidona (Geodon)

Antipsicóticos de primera generación

Estos antipsicóticos de primera generación tienen efectos secundarios frecuentes y potencialmente significativos, entre ellos, la posibilidad de desarrollar un trastorno del movimiento (discinesia tardía), que puede o no ser reversible. Los antipsicóticos de primera generación incluyen los siguientes:

  • Clorpromazina
  • Flufenazina
  • Haloperidol
  • Perfenazina

Estos antipsicóticos suelen ser más económicos que los antipsicóticos de segunda generación, en especial, las versiones genéricas, lo que puede ser un factor de decisión importante cuando se necesita un tratamiento a largo plazo.

Antipsicóticos inyectables de acción prolongada

Algunos antipsicóticos pueden administrarse por inyección intramuscular o subcutánea. Normalmente se administran cada dos o cuatro semanas, de acuerdo con el medicamento. Pídele a tu médico más información sobre los medicamentos inyectables. Estos pueden ser una opción si alguien prefiere tomar menos pastillas, y puede ayudar con el cumplimiento.

Los medicamentos comunes que están disponibles en forma de inyección incluyen:

  • Aripiprazol (Abilify Maintena, Aristada)
  • Decanoato de flufenazina
  • Decanoato de haloperidol
  • Paliperidona (Invega Sustenna, Invega Trinza)
  • Risperidona (Risperdal Consta, Perseris)

Intervenciones psicosociales

Una vez que la psicosis retrocede, además de continuar con los medicamentos, las intervenciones psicológicas y sociales (psicosociales) son importantes. Estas pueden incluir:

  • Terapia individual. La psicoterapia puede ayudar a normalizar los patrones de pensamiento. Además, aprender a lidiar con el estrés e identificar los primeros signos de advertencia de una recaída puede ayudar a que las personas con esquizofrenia manejen su enfermedad.
  • Capacitación en habilidades sociales. Esto se centra en mejorar la comunicación y las interacciones sociales y en mejorar la capacidad para participar en las actividades diarias.
  • Terapia familiar. Esto proporciona apoyo y educación a las familias que se enfrentan a la esquizofrenia.
  • Rehabilitación vocacional y apoyo para conseguir trabajo. Esto se enfoca en ayudar a que las personas con esquizofrenia se preparen para tener un trabajo, lo encuentren y lo conserven.

La mayoría de los individuos con esquizofrenia necesitan algún tipo de apoyo para la vida diaria. Muchas comunidades tienen programas para ayudar a las personas con esquizofrenia con trabajos, viviendas, grupos de autoayuda y situaciones de crisis. Un administrador de casos o alguien del equipo de tratamiento puede ayudar a encontrar recursos. Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con esquizofrenia pueden controlar su enfermedad.

Hospitalización

Durante los períodos de crisis o de síntomas graves, es posible que se requiera hospitalizar al paciente para garantizar seguridad, alimentación correcta, horas de sueño adecuadas e higiene básica.

Terapia electroconvulsiva

En el caso de los adultos con esquizofrenia que no responden a la terapia con medicamentos, se puede considerar la terapia electroconvulsiva. La terapia electroconvulsiva puede ser útil para alguien que también tiene depresión.

Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Hacer frente a un trastorno mental tan grave como la esquizofrenia puede ser un desafío, tanto para la persona que padece la afección como para sus amigos y familiares. Aquí hay algunas formas de afrontarlo:

  • Infórmate sobre la esquizofrenia. La información sobre el trastorno puede ayudar a la persona con esquizofrenia a comprender la importancia de seguir el plan de tratamiento. La información puede ayudar a que los amigos y la familia comprendan el trastorno y sean más compasivos con la persona que lo padece.
  • Permanecer enfocado en los objetivos. El manejo de la esquizofrenia es un proceso continuo. Tener en cuenta los objetivos del tratamiento puede ayudar a la persona con esquizofrenia a mantenerse motivada. Ayuda a tu ser querido a recordar que debe asumir la responsabilidad de controlar el trastorno y trabajar para alcanzar sus objetivos.
  • Evita el consumo de alcohol y drogas. El consumo de alcohol, nicotina o drogas recreativas puede dificultar el tratamiento de la esquizofrenia. Si tu ser querido es adicto, dejar el hábito puede ser un verdadero desafío. Obtén asesoramiento del equipo de atención médica sobre la mejor manera de abordar este tema.
  • Pregunta por la ayuda de los servicios sociales. Estos servicios pueden ayudar con la vivienda, el transporte y otras actividades diarias a precios asequibles.
  • Aprende a relajarte y a manejar el estrés. La persona con esquizofrenia y sus seres queridos pueden beneficiarse de técnicas de reducción del estrés como la meditación, el yoga o el tai chi.
  • Únete a un grupo de apoyo. Los grupos de apoyo para las personas con esquizofrenia pueden ayudarlas a llegar a otras personas que se enfrentan a retos similares. Los grupos de apoyo también pueden ayudar a familiares y amigos a sobrellevar la situación.

Preparación para la consulta

Si estás buscando ayuda para alguien con esquizofrenia, puedes comenzar por consultar con su médico de cabecera o profesional de atención médica. Sin embargo, en ciertos casos cuando llamas para programar una consulta, puede que te deriven inmediatamente a un psiquiatra.

Qué puedes hacer

Como preparación para la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que tu ser querido haya tenido, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta
  • Tu información personal más importante, incluidos factores causantes de mucho estrés o cambios recientes en tu vida
  • Los medicamentos, vitaminas, suplementos a base de hierbas o de otra clase que tome, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacer al médico

Acompaña a tu ser querido a la consulta. Obtener la información de primera mano te ayudará a saber a qué te enfrentas y qué necesitas hacer por tu ser querido.

Para la esquizofrenia, algunas preguntas básicas para hacer al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause los síntomas o la afección?
  • ¿Hay otras causas que puedan estar causando los síntomas o la afección?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o de por vida?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugiere?
  • ¿Cuál es la mejor manera de ayudar y apoyar?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que me pueda llevar?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en realizar cualquier otra pregunta durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Anticipar algunas de estas preguntas puede ayudar a que la conversación sea productiva. Entre las preguntas, se pueden incluir las siguientes:

  • ¿Cuáles son los síntomas de tu ser querido y cuándo los notaste por primera vez?
  • ¿Tienes algún familiar al que le hayan diagnosticado esquizofrenia?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Tu ser querido habló sobre el suicidio?
  • ¿Cómo se desempeña tu ser querido en la vida cotidiana, come con regularidad, va a trabajar o a la escuela, se baña con regularidad?
  • ¿A tu ser querido le han diagnosticado otras afecciones médicas?
  • ¿Qué medicamentos está tomando actualmente tu ser querido?

El médico o profesional de la salud mental te hará preguntas adicionales según tus respuestas, síntomas y necesidades.

Related posts